¡NOS ATACO UN PERRO!

Les voy a contar este anécdota que nos paso hace un par de meses atrás. Llego un nuevo perrito sin hogar a el sector residencial donde vivo, al principio todo era normal siempre estaba acostado o paseando por el sector.

Con los días se fue volviendo mas territorial, logre detallar que no estaba castrado, y este negrito se fue volviendo mas intenso cuando se acercaba a otros perros, fueran machos o hembras.

Pude notar que su carácter fue cambiando, ya no era aquel perrito tranquilo como cuando llego, con el tiempo y mi trabajo constante con los perrunos he aprendido a leer el lenguaje corporal de otros perros, así que me pude dar cuenta del momento en que este perrin se quiso convertir en un macho alfa territorial y sabia que traería problemas en la comunidad.

Un día a la distancia muy temprano por la mañana logre ver como ocurrió el primer ataque a una señorita que iba con su pequeño pug pasando por la zona que este perrin sin hogar decidió tomar como su territorio, tristemente estaba con los perrunos que estaba cuidando para ese entonces y no me pude acercar para ayudar, por temor a crear un caos mayor entre mis perros y el perrin bravucon.

Me volví mas cauteloso a la hora de pasear a mis perrunos, hice rutas alternas a mis paseos y demás, este perrito fue ampliando su zona territorial y era mas frecuente toparse con el, pero con una postura adecuada lograba mantenerlo a raya. Se corrió la voz sobre otros episodios de ataques a vecinos por parte de este peludo amigo y había mucha tensión a la hora de salir a pasear.

Tristemente un día, como un fantasma, me tomo por sorpresa colocándose en cuestión de segundos por encima de nuestro huésped, y fue allí en ese momento, en el que trate de separarlos suavemente antes de que se iniciara el problema y fue allí cuando se desencadeno el ataque.

Un joven se acerco para ayudar, pero este perrito lo trato de morder también mientras lo trataba de quitar y fue allí donde logre sacar y alzar al pequeño frenchie. Nos siguió hasta mi edificio, este can aun trataba de seguir con la riña, logre entrar y en plena recepción de mi edificio me puse a revisar a nuestro cliente perruno para ver si lo había herido y llevarlo al doctor.

Por suerte no paso nada malo y fueron solo unos simples rebolcones y ladridos lo que paso.

EN FIN…

Si nos ponemos a evaluar estos episodios suelen pasar con frecuencia en plazas, calles y parques, los perrines de la calle no tienen la culpa y nosotros que vamos paseando tampoco. Es por ello que me empece a preguntar, ¿Estoy preparado para otro episodio como ese? ¿Los papas perrunos están preparados para defender a sus perrihijos correctamente en caso de emergencia?.

Como dato para resolver estas interrogantes les puedo recomendar tener un banano o cinturón para que puedan llevar un dispositivo de ultrasonido que funciona en una frecuencia que puede ayudar a detener a estos perrines bravucones a distancia sin causarles daño, ahuyentando y evitando malos ratos, o también un pequeño roseador en baja concentración de pimienta para lanzar al aire entre ambos y causar por algunos minutos una pequeña irritación en el olfato del perrito agresor, provocando el estornudo y creando una brecha para retirarnos.

También les recomiendo salir a pasear con sus perrines y estar siempre alertas de su alrededor, evitar estar metidos en el smarthphone por mucho rato ya que es un distractor muy fuerte, esto también te ayudara a conectarte con el ambiente y tu perruno mucho mas y pasaran un paseo increíble.

Mas adelante en otro post estaré hablando sobre los dispositivos antes mencionados para aclarar dudas y escuchar que piensan de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *